Salud

 

Mente Sana en Cuerpo Sano

 

O ‘UNA MENTE SANA EN UN CUERPO SANO’. Pero, ¿cómo conseguimos una mente y un cuerpo sanos? El ejercicio físico es una parte muy importante o esencial del bienestar mental y psicológico. Sin embargo, para tener un cuerpo sano también necesitamos comer bien.

No se tú, pero la comida tiene un gran impacto en mi cuerpo e incluso en mi estado de ánimo. Tengo muy mal humor cuando tengo hambre (¡pregúntale a mi familia, te lo contarán todo!). Además, cuando como algo pesado o que mi cuerpo no acepta, me siento fatal. Estoy segura de que esto también te ha pasado a tí, ¿verdad?

Creo que la salud intestinal es la clave. Pero dejaré este tema a los profesionales, ya que yo solo puedo hablar basada en mi experiencia.

En mi casa somos tres personas muy diferentes en lo que respecta a la salud intestinal. (Debo decir 5, incluidas nuestras gatas). Mi hija puede comer de casi todo. Solo cuando está cansada o molesta (lo he observado a lo largo de sus años) suele vomitar. Mi marido es el que tiene el intestino más débil de los tres, (no va a estar contento conmigo por contártelo) y su digestión es la más lenta. Para él, comer alimentos adecuados es muy importante, además de tener suficiente tiempo para digerirla (¡espero no tener que acostarme con mi hija esta noche! JA JA).

Para mí, bueno, ¡yo puedo comer cualquier cosa, excepto chocolate! ¡Sí! ¡es verdad! ¿Quieres saber por qué? Deja tus comentarios a continuación :-). Volviendo a la salud intestinal, mi digestión es súper rápida. Necesito comer 5 veces al día para sentirme bien. Como puedes imaginar, tengo que considerar todo esto cuando preparo nuestro menú semanal.

Con los años he descubierto que la mejor manera de conseguir una mente y un cuerpo sanos es tener un equilibrio en nuestras vidas. Sí, lo sé, a veces tu vida estará desequilibrada, pero mientras puedas lograrlo en tu vida diaria normal, es suficiente.

Para nosotros, todos tenemos una rutina física. Mi hija es bailarina y tiene un horario intenso, además de la educación física en el colegio. Mi marido monta en bicicleta, si el clima lo permite, tiene un programa de un entrenador personal y medita regularmente. ¿Yo? Bueno, no me considero una adicta al gimnasio, pero voy a clases tanto como puedo y hago una variedad de rutinas (body pump, yoga, pilates, zumba).

Con las vacaciones escolares de verano, estoy yendo al gimnasio muy temprano por la mañana los Lunes y los Jueves. Desde que empecé esta rutina he notado que tengo más energía; hasta con la falta de sueño! Tengo la intención de mantenerlo; veremos cómo voy cuando salga de casa a las 5:30 en invierno y esté oscuro y haga frío … Te lo contaré, te lo prometo.

La otra forma en la que ayudo a mi familia a lograr el equilibrio en nuestras vidas es con la comida que cocino para ellos. Con la influencia de mi educación en la dieta mediterránea y nuestros diferentes sistemas digestivos, encuentro que una dieta equilibrada funciona realmente bien para nosotros.

Cuando pienso en el menu de la semana, siempre incluyo proteínas, verduras y granos o pasta y por supuesto fruta. Comemos carne, pero me aseguro de que solo comamos carne roja cada dos semanas. Pollo o pavo (carne blanca) comemos semanalmente, así como huevos, pescado (un par de veces a la semana), legumbres, arroz y otros granos. ¿Confuso / complicado? Espero que no. ¡Solo tienes que esperar un poco más y tendré todo el sistema listo con muchas recetas fáciles y simples para una vida sana, feliz y equilibrada!

Que sera, sera? …

Deja tus comentarios y preguntas y recuerda …

¡Come bien y sé feliz!

¡No olvide que tenemos una FECHA en YouTube el próximo VIERNES 26 de julio a las 4 p. m., hora del Pacífico de EE. UU., para otra gran receta!

Sin comentarios

Publicar un comentario